Diez formas diferentes de entender, de sentir y de expresar la devoción que se percibe en el día a día de sus habitantes, se incrementa en la Cuaresma y alcanza su máximo esplendor con la conmemoración de la pasión y la muerte de Cristo.

Una excelente oportunidad, no sólo para conocer en profundidad estos milenarios rituales religiosos, sino también para perderse por las preciosas calles de estos pueblos, saborear sus suculentas propuestas gastronómicas, respirar la autenticidad de sus gentes, descubrir la artesanía y el folclore que gira en torno a esta ­fiesta y, por supuesto, dejarse llevar por un universo de sensaciones únicas.