Ante la riqueza monumental de esta villa ducal, se hace difícil resumir su extenso patrimonio. Dominando la ciudad están emplazados tres de sus monumentos más representativos: la insigne COLEGIATA, el MONASTERIO DE LA ENCARNACIÓN y la UNIVERSIDAD DE OSUNA, edicio de purismo renacentista. El caserío encalado, típicamente sevillano, de sus calles, está salpicado permanentemente por numerosos PALACIOS Y CASAS SEÑORIALES portadores del más exquisito barroco andaluz.

En cuanto a la arquitectura religiosa, son múltiples los conventos e iglesias que encontraremos a nuestro paso, con extraordinarios retablos e imaginería, de las que podemos destacar: la IGLESIA DE NTRA. SRA. DE LA VICTORIA, CONSOLACIÓN, SAN AGUSTÍN, SAN CARLOS EL REAL, NTRA. SRA. DEL CARMEN, SANTO DOMINGO, EL CONVENTO DEL ESPÍRITU SANTO, SAN PEDRO O LA IGLESIA DEL CONVENTO DE LA CONCEPCIÓN, ETC. Edicios civiles como LA TORRE DEL AGUA, el monumento más antiguo de Osuna, el PÓSITO, el ARCO DE LA PASTORA o la CASA CONSISTORIAL, enriquecen esta joya patrimonial.