Priego de Córdoba es un pueblo de gran belleza artística y monumental cuya herencia musulmana se hace patente en sus calles, que durante la Cuaresma se llenan de matices en forma de música, saeta y otras manifestaciones religiosas y populares de las que participan vecinos y visitantes. Una devoción que se vive entre conciertos de marchas procesionales, como el de la Banda Soledad Coronada, que congrega cada año a multitud de público; vía crucis, como el de Jesús Preso, y traslados como el de Ntro. Padre Jesús de la Columna al altar mayor, que tiene lugar en la Iglesia de San Francisco y recoge uno de los momentos de gran belleza durante la Cuaresma prieguense por la belleza de su imagen. También de noche, se mantiene en la madrugada del sábado al domingo el tradicional rosario cantado de Los Hermanos del Aurora por las calles del municipio.

Imprescindible: Vía Crucis de la Hermandad de los Dolores. Se celebra cada viernes de Cuaresma al amanecer y es uno de los actos religiosos más significativos. Unas 250 personas se reúnen en la Iglesia del Carmen para subir al Calvario en un peregrinar preparatorio de lo que ocurrirá el Viernes Santo. Tras pasar por la Iglesia de la Virgen de la Cabeza comienzan las ‘vereillas del Calvario’, donde se sitúan las primeras cruces de la estación de penitencia y se entonan los rezos que finalizan en la ermita. Se trata de una tradición vivida de manera muy auténtica, íntima y religiosa, a la que se le suma la belleza del paisaje que se puede ver al amanecer.